Save the Children España estudia el consumo de contenidos sexuales (pornografía) entre la población adolescente y el impacto que estos tienen en sus relaciones y su desarrollo.
Los y las adolescentes ven pornografía por primera vez a los 12 años y casi 7 de cada 10 (el 68,2%) la consumen de forma frecuente. Este consumo se produce en la intimidad (93,9%) y en el teléfono móvil y se centra en contenidos gratuitos online (98,5%), basados de manera mayoritaria en la violencia y la desigualdad. Así lo revela el informe ‘(Des)información sexual: pornografía y adolescencia’ elaborado desde Save the Children para estudiar el consumo de contenidos sexuales entre la población adolescente y el impacto que estos tienen en sus relaciones y su desarrollo.

Este estudio, que ha contado con la participación de 1.753 chicos y chicas de entre 13 y 17 años, señala que más de la mitad de los y las adolescentes que ven contenidos pornográficos se inspiran en ellos para sus propias experiencias y que para el 30% estos vídeos son su única fuente de información sobre sexualidad.

Han elaborado este informe para abordar esta realidad sin tabúes y para poder ofrecer propuestas que se ajusten a las necesidades de la infancia y adolescencia, y garanticen su bienestar y el desarrollo integral de su identidad.

Junto a este informe, Save the Children ha elaborado la guía «Tenemos que hablar del porno», un material dirigido a las familias sobre el consumo de pornografía en la adolescencia.