La globalización de Internet y el avance experimentado en el campo tecnológico a lo largo de las dos últimas décadas, más allá de los indudables beneficios que ha reportado, está generando no pocas interferencias, especialmente en el caso de los más jóvenes, por lo que queda pendiente una verdadera integración de la tecnología en la sociedad y en la vida de las personas.