Manual práctico para funcionarios escolares y autoridades de Educación sobre el modo en que los Centros Educativos pueden incorporar la Prevención d l violencia a sus actividades habituales y en todos los puntos de interacción con niños y niñas, progenitores y otros miembros de la comunidad educativa.

Hasta 1.000 millones de niños sufren algún tipo de violencia física, sexual o psicológica, o son abandonados cada año. La violencia durante la infancia repercute en la educación, la salud y el bienestar de las víctimas a lo largo de toda su vida. La exposición a la violencia puede ocasionar un bajo rendimiento académico debido a problemas cognitivos, emocionales y sociales. Dado que el uso de tabaco, bebidas alcohólicas y drogas, así como los comportamientos sexuales de alto riesgo, son más probables entre los niños expuestos a la violencia, también existe una mayor probabilidad de que sufran diversas enfermedades en etapas posteriores de su vida, como depresión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer o VIH.

Teniendo en cuenta esta realidad, no cabe duda de que la prevención de la violencia contra los niños forma parte de la agenda de desarrollo internacional. La meta 5.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) insta a la eliminación de todas las formas de violencia contra las niñas, y la meta 16.2, a poner fin a todas las formas de violencia contra los niños. El acceso a la educación también ocupa un lugar prominente en los ODS, como refleja la meta 4.a, que aspira a construir y adecuar instalaciones educativas que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros y no violentos para todos.

Ya hay en marcha numerosas iniciativas que ayudarán a lograr estos objetivos. Tales actividades tienen lugar en diversos contextos, y se ha determinado que las escuelas son uno de los más importantes para llevar a cabo iniciativas de prevención de la violencia. En consecuencia, a principios de 2019, la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños, con el apoyo de varias organizaciones afiliadas, presentó la iniciativa “Safe to Learn” (Aprendizaje Seguro) centrada específicamente en la eliminación de la violencia contra los niños en las escuelas. Las actividades promovidas como parte de esta iniciativa complementan la labor actual de los países dirigida a implementar el paquete de recursos técnicos con base empírica INSPIRE. Siete estrategias para poner fin a la violencia contra los niños y las niñas. Una de estas siete estrategias consiste en la mejora del acceso a la educación y las aptitudes para la vida a través de las escuelas.

En las escuelas, la oferta de educación y de actividades organizadas representa en sí misma una protección eficaz contra la violencia. Además, es en estos contextos donde surgen las oportunidades de configurar las actitudes y las normas relacionadas con la aceptabilidad de la violencia, el consumo de alcohol y drogas, y la asistencia a las instalaciones escolares con armas, entre otros riesgos. La prevención de la violencia en la sociedad en general, a su vez, puede beneficiar directamente el objetivo central de las escuelas, es decir, educar a los niños, fomentar el aprendizaje de calidad a lo largo de toda la vida, y capacitar a los alumnos para que se conviertan en ciudadanos del mundo responsables.

Este nuevo recurso, Prevención de la violencia en la escuela: manual práctico, trata sobre la escuela, la educación y la prevención de la violencia. Ofrece orientación a los funcionarios escolares y a las autoridades de Educación sobre el modo en que las escuelas pueden incorporar la prevención de la violencia a sus actividades habituales y en todos los puntos de interacción facilitan con los niños, los progenitores y otros miembros de la comunidad. La puesta en práctica del manual contribuirá en gran medida a la consecución de los ODS y otros objetivos mundiales de salud y desarrollo.

Como reflejo de la importancia de la prevención de la violencia en la escuela, este manual ha sido elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Le animamos a que se una a la acción encaminada a aumentar el número y la eficacia de las actividades de prevención de la violencia en la escuela con el fin de garantizar la seguridad, el bienestar y la felicidad de los niños y de sus progenitores y cuidadores en todas partes.

Descarga aquí “Prevención de la violencia en la escuela: manual práctico”

Fuente: Organización Mundial de la Salud. (‎2020)‎.
Prevención de la violencia en la escuela: manual práctico.
Organización Mundial de la Salud. https://apps.who.int/iris/handle/10665/331022.
License: CC BY-NC-SA 3.0 IGO