Más de un año después de la implantación de la figura del coordinador/a de Bienestar y Protección respaldado por la LOPIVI, Educo analiza el estado de su evolución con el fin de arrojar una serie de recomendaciones de cara al futuro.

Más de un año después de la implantación de la figura del coordinador/a de Bienestar y Protección, auspiciada por la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia (LOPIVI) en su artículo 35, Educo analiza el estado de su despliegue con el fin de arrojar una serie de recomendaciones de cara al futuro.

Para ello, se han realizado entrevistas y cuestionarios a los principales grupos de interés: niños, niñas y adolescentes, centros educativos, personas expertas en protección a la infancia, organizaciones del sector, sindicatos, Universidades, administraciones y partidos políticos. Además, se ha hecho una comparativa de las normas autonómicas en su trasposición del artículo 35. Este amplio crisol de miradas y visiones nos ha permitido analizar, comparar la realidad con el contenido de la ley y concluir que existe un alto riesgo de que esta figura se convierta en un mero trámite de no adoptarse las estrategias oportunas en las diferentes comunidades y de no dotarse a estas figuras de formación y acciones concretas.

La LOPIVI y su subsiguiente estrategia (la Estrategia para la Erradicación de la Violencia hacia la Infancia y Adolescencia) supusieron un importante punto de inflexión que permitió poner en la agenda cuestiones claves como el buen trato, la prevención o el bienestar de la infancia. Sin embargo, la enorme brecha existente en el traslado práctico de estos conceptos impide que la figura del coordinador/a pueda ejercer sus funciones.

Descarga aquí el informe completo «Coordinador/a de Bienestar y Protección: balance del primer año. Propuestas para reforzar una figura clave contra la violencia hacia la infancia«

Fuente: www.educo.org